La perspectiva económica en Canadá, Estados Unidos y México después de la crisis COVID-19

 In Business, Business & Data, Manufactura, NAFTA, NAFTA, NAFTA TLCAN USMCA, Supply chain & Logistics, Supply chain & Logistics, USMCA, USMCA

A medida que la economía comienza a reabrirse en México, Estados Unidos y Canadá, las empresas están entrando en una etapa de recuperación. Aquellas empresas que entienden los cambios, movilizan lo que pueden controlar y son capaces de identificar las oportunidades para crecer en el futuro son las que podrán acelerar la recuperación y prosperar.

En América del Norte, las afectaciones económicas durante y después de COVID-19 se caracterizan por un fuerte aumento en la tasa de desempleo y las disrupciones en las cadenas de suministro.

Pronóstico de contracción económica en América del Norte

Según un informe de BMO, la economía canadiense se contraerá aproximadamente un 6% en 2020, que es, con mucho, la disminución anual más profunda de la actividad económica en la era de la posguerra. El FMI proyecta que la economía de los Estados Unidos se contraerá aproximadamente un 6 por ciento en 2020. Y el Banco de México estima que la economía mexicana podría contraerse en más del 8 por ciento en 2020.

Tasas de desempleo

A diferencia de otras economías importantes, las tasas de desempleo en la región de América del Norte siguen siendo de dos dígitos y con una diferencia de aproximadamente  7 puntos porcentuales respecto al año anterior.

Las pequeñas empresas han registrado casi el doble de la tasa de pérdida de empleos que las empresas medianas y grandes.

En Canadá, aunque se espera que la tasa de empleo continúe retrocediendo desde su máximo de la posguerra, se espera que aún sea superior al 7% para fines de 2021. En México, también se espera que sea superior al 7%. En los Estados Unidos, la tasa de desempleo alcanzó el 14. 7% en abril y, aunque cayó en mayo y junio, se espera que el pronóstico se mantenga en dos dígitos para fines de 2020.

Disrupciones en la cadena de suministro

El FMI predijo que las interrupciones en las cadenas de suministro mantendrán a la economía por debajo de su tendencia anterior al virus el próximo año. Esto ha afectado a empresas de todos los tamaños en todos los sectores, sin embargo, las pequeñas y medianas sufrirán un impacto más severo porque entraron en la crisis sin resiliencia financiera.

Pequeñas y medianas empresas

Los pequeños fabricantes, cuyo capital de trabajo inmovilizado en el inventario a menudo suma hasta el 20 por ciento de las ventas, también tienen el costo adicional de pagar su deuda. Tienden a depender en gran medida del financiamiento para sus necesidades de inversión y capital de trabajo, y el endeudamiento es alto. Nuestra encuesta a más de 1,000 pequeñas empresas sugiere que el costo del servicio de su deuda es, en promedio, el 30 por ciento de los ingresos para los pequeños fabricantes, 11 puntos porcentuales más que para las industrias más resistentes financieramente, como profesionales, científicos y profesionales altamente calificados. servicios técnicos. El sector en general podría tardar más de cinco años en recuperarse a los niveles de PIB anteriores a la crisis, dependiendo del impacto económico de la pandemia de COVID-19. Y su experiencia podría ser ilustrativa para otras industrias con alta intensidad de capital, como el transporte, el almacenamiento o la extracción de recursos naturales. – Mc Kinsey

Industria automotriz en América del Norte

Los grandes fabricantes también están luchando. Se puede ver un claro ejemplo en una de las industrias clave para la región de América del Norte: la industria automotriz. Las industrias de producción y autopartes están bajo presión en América del Norte. El futuro de la producción canadiense es incierto. Incluso antes del cierre de negocios, el asamblaje de vehículos canadienses había caído casi un 20% desde hace cinco años.

México es un importante lugar de producción para el mercado estadounidense, y Estados Unidos, en particular, ejerce mucha presión sobre las empresas y los políticos para reabrir las plantas de fabricación, a pesar de la alta tasa de infección.

Como resultado de la interrupción de la producción debido al coronavirus, las exportaciones de automóviles de México a los Estados Unidos cayeron un 80% en abril de 200, y las de otros mercados en un 75%. En abril, la balanza comercial mexicana tuvo un déficit histórico de $ 3 mil millones. Las exportaciones de petróleo cayeron en dos tercios, y las de todas las demás mercancías en casi un 40%. -Forbes

Cuanto más profunda sea la cadena de suministro, mayor será el impacto negativo. Según PWC USA, en la industria automotriz, los proveedores de nivel 2 y especialmente de nivel 3 serán los más afectados por las interrupciones relacionadas con la pandemia.

Industria farmacéutica

Otro ejemplo del caos de la oferta se puede ver en la industria farmacéutica. La volatilidad del mercado, la alza en los precios  y las transacciones deshonestas ocasionales están presentes en las cadenas de suministro médico en América del Norte. De repente, la industria tiene muchos jugadores nuevos. El negocio está en auge y muchas personas afectadas por el desempleo y el cierre de negocios comenzaron a comprar y vender suministros médicos. Mientras tanto, los hospitales luchan por obtener equipos de protección para sus empleados, enfrentando una batalla contra el comercio no regulado.

«Tengo entendido que los N95 son escasos porque se venden en el mercado abierto, básicamente al mejor comprador», dijo, refiriéndose a las máscaras quirúrgicas más demandadas por los trabajadores médicos. «Al no tener control de eso, el hospital se ve obligado a comprar una cierta cantidad de N95 a un precio más alto». Dijo Iván Carreño, médico del Hospital General Xoco en la Ciudad de México a Bloomberg.

Industria de  la construcción

El sector de la construcción ha podido continuar operando cerca de su capacidad. En general, se espera que el crecimiento del mercado en la industria de la ingeniería y la construcción continúe a pesar de las presiones de costos y la escasez de mano de obra. En Canadá, la construcción residencial se mantendrá sólida en el corto plazo, mientras que la construcción no residencial, especialmente en el sector petrolero, probablemente continuará deprimida debido al contexto petrolero. Por su parte, se espera que la industria de la construcción de edificios en América del Norte crezca  a una tasa compuesta anual de 4.8% para 2024.

En México, el gobierno federal considera que la construcción es uno de los sectores más importantes. La construcción fue la primera industria en reanudar las actividades después del cierre temporal en vigor para contener la propagación de COVID-19. Además, existe una oportunidad para que el sector crezca en caso de que EE. UU. busque integrar sus cadenas de suministro en lugares más cercanos que China, después de las lecciones aprendidas durante esta pandemia.

Fuentes

https://data.oecd.org/unemp/unemployment-rate-forecast.htm

https://www.mckinsey.com/industries/public-sector/our-insights/us-small-business-recovery-after-the-covid-19-crisis#

https://www.supplychainbrain.com/articles/31660-covidpreneurs-hawk-body-bags-amid-mexico-shortages

https://www.pwc.com/us/en/library/covid-19/coronavirus-impacts-automotive.html

https://economics.bmo.com/media/pdf/7c2cc5ed-f42e-402a-bcd5-3c0ce82291aa.pdf

https://www2.deloitte.com/us/en/pages/energy-and-resources/articles/engineering-and-construction-industry-trends.html

Marben Acosta Teran oversees the overall international B2B marketing strategy for Mexicom Logistics. She is passionate about building a solid brand while creating useful content for its audience. Marben loves learning more about the industry and being part of the Mexicom family.
Entradas Recientes

Deja un comentario